jueves, 15 de mayo de 2014

Drogas: Aklo

Aklo ya mezclado con resina y listo para el consumo.
Aklo, también llamado auspex, ámbar, muermo, mindblown, tercer ojo, la luz, la llave, el habla.
Este potente psicotrópico fue (y continúa siendo) famoso por estar su consumo asociado con ciertos cultos apocalípticos de la Tierra futura. Los "Heraldos de Leviatán" controlaban su tráfico en Rusia y Europa del este hasta la ruptura del puente temporal. La droga en sí no es más que el polen de la Papaver sideramarus , una pariente de la adormidera nativa de ciertas zonas ecuatoriales de Pangea. Para su fabricación se recoge el pólen llegada cierta etapa de maduración de la planta, y posteriormente se mezcla con resinas. Su consumo suele hacerse fumando pequeñas dosis de los cristales resultantes.

Su efecto es narcótico, euforizante y psicoactivo. Adormecimiento general, baja respuesta a estímulos externos, capacidades psicomotrices afectadas y glosolalia (balbuceos, palabras inventadas y secuencias rítmicas repetitivas). Provoca fuertes alucinaciones que varios cultos tachan de proféticas y de comunión con ciertas entidades; sus consumidores habituales suelen fumarlo en grupo, asegurando tener "sueños compartidos". Los estudios clínicos realizados atribuyen este fenómeno a la histeria colectiva. Pero claro, estos estudios se realizaron antes de la vorágine psíquica.

Ya no es una droga tan popular como lo era antes de que todo se fuera a la mierda; a la gente no le suele gustar que hurguen en su mente, mucho menos cuando no sabes qué lo está haciendo. Ahora muchos sienten escalofríos cuando escuchan hablar del Aklo.
***
Cuando vayas colgado de Aklo, escoge una:
  • Abres tu mente a la vorágine psíquica sumando  +1 a bizarro (máximo +3).
  • Realizas un augurio.
Si fallas, n´gai fhtagn e´hucunech rhan tegoth n´thyleii. ¿Yr gnh´gua?